lunes, 22 de diciembre de 2014

● Sierra de Sabar - Subida al Tajo del Fraile y Tajo de Gomer

Grandioso el Tajo de Gomer por su cara norte

8 de Noviembre de 2014
Ruta dificil y muy vistosa para hacer fotos sin parar ante la espectacularidad del Tajo de Gomer y sus perfiles de "muela" por su cara norte y de "colmillo" por su vertiente oeste. Hay que tener en cuenta que es una ruta para trepar 100%, con algunos pasos aéreos arriesgados por lo que no es recomendable para los que no estén acostumbrados a caminar por este terreno.

Muela y colmillo, distintas perspectivas del mismo Tajo de Gomer visto desde las caras norte y oeste

Perfil 3D de la ruta

Dificultad técnica: Alta, con trepadas continuas y pasos aéreos. 
Dificultad física: Media alta, ruta bastante rompe piernas y muy cansina por las continuas trepadas y saltos entre las rocas.
Tiempo total: 7 h.34 min. Distancia total: 12,1 kms. Ruta circular.
Desnivel min.: 668 m. Desnivel máx.: 1.223 m. Desnivel acum.: 1.067 m.
Participantes: Juan López "Obi Juan Kenobi" y Rafael Blasco "Karakorum del sur".
Cimas: Tajo del Fraile (1.229 m.) y Tajo Gomer (1.129 m.).
Ubicación: la recóndita Sierra de Sabar, o de los Tajos del Sabar, pertenece al Arco Calizo Central y se encuentra en el área más occidental de la Comarca de la Axarquía, cerca de Alfarnatejo junto al Río Sabar y se encuentra encajonada entre las Sierras de Camarolos y de Enmedio.
Paisajes: las vistas son indescriptibles, sobre todo desde el Tajo del Fraile hacia el Tajo Gomer, siendo una de las rutas más vistosas que se pueden realizar en la provincia de Málaga. Magníficas panorámicas, subiendo el Tajo Gomer, hacia las poblaciones de Riogordo y Colmenar con sus extensos campos de cultivo salpicados de cortijos con los Montes de Málaga en el horizonte. Impresiona la cara norte del Tajo Gomer vista desde su base, una pared vertical que parece casi inexpugnable.
Accesos: Saliendo desde Málaga tardamos solo 1 hora en llegar hasta el comienzo de la ruta. Tomamos la A-45 dirección Antequera y al llegar a la altura de Casabermeja nos desviamos por la comarcal A-356 dirección Colmenar. Antes de llegar a este pueblo tomamos la A-7204, pasamos por La Casona Los Moriscos, y un poco más adelante nos desviamos definitivamente por la MA-115 dirección Alfarnate. Al llegar a la famosa Venta de Alfarnate nos desviamos a la derecha dirección Alfarnatejo y, dejando el pueblo a la izquierda, tomamos un carril de tierra a la derecha "Colada de Antequera a Alfarnatejo" que tras cruzar el Río Sabar nos lleva hasta la Fuente del Conejo donde aparcamos para empezar la ruta.
GPS: Ruta subida a Wikiloc. PULSA AQUÍ PARA BAJARTE EL TRACK DE LA RUTA.
Mapas: Cartografía del IGN, MTN50 Histórico nº 1039 (Colmenar) año 2008, escala 1:50.000.

Perfil de la ruta

En algún sitio habíamos leído que a estos tajos los llamaban "los Pirineos del Sur" y, salvando las distancias, la verdad es que encontramos el apelativo bastante apropiado.
El día en la bahía de Málaga amaneció despejado pero conforme nos íbamos adentrando en el interior de la provincia la niebla y las nubes bajas comenzaban a dominar el paisaje. Al acercarnos a Alfarnate había restos de lluvia de la madrugada y apenas si distinguíamos el perfil de los tajos camuflados entre la niebla. Una ruta con tanta trepada no la podíamos realizar con la roca mojada ya que podía transformarse en muy peligrosa.

Presagiábamos malos augurios al ver los tajos así

Llegamos a la Fuente del Conejo y comprobamos que la niebla solo abrazaba la sierra y que en realidad el día estaba despejado. En teoría poco a poco el día debería de ir abriéndose y la niebla disipándose, no obstante tomamos la decisión de invertir la ruta y dejar el Tajo Gomer, el más peligroso, para el final para que diera tiempo a que se esfumase la niebla y la roca se secase con el sol.

Fuente del Conejo donde empezaba la ruta

Nada más aparcar empezaron a retumbar los ecos de los disparos de los cazadores, bastante cerca por cierto, algo que se mantendría durante toda la jornada.
Seguimos el carril durante escasos minutos para en seguida desviarnos a la izquierda campo a través para comenzar la subida al Tajo Fraile.

Comienzo de la subida al Tajo Fraile

Al poco rato ya teníamos las primeras panorámicas de Alfarnatejo, bonito pueblo serrano de poco más de 500 habitantes.

Alfarnatejo encajonado entre sierras

Al llegar al cresteo nos introdujimos en pleno manto de niebla donde la visibilidad era nula y la roca estaba bastante resbaladiza, sin embargo los primeros rayos de sol ya comenzaban a filtrarse a través de la espesa capa de nubes. Mientras esperábamos nos cobijamos entre unas rocas y dimos buena cuenta de un improvisado desayuno en espera de que aquello se despejara.

 Y como si de magia se tratase, en cuestión de segundos apareció este espectáculo ante nosotros

Con los últimos restos de niebla disipándose el panorama era colosal

Aún teníamos que crestear para coronar la cima del Tajo del Fraile, tramo en el que tomamos bastantes precauciones hasta que la roca se secara.

Subiendo al Tajo del Fraile


Una vez en la cima las vistas hacia el Tajo de Gomer eran grandiosas, una de las panorámicas más espléndidas que podemos encontrarnos en Andalucía.


Pensar que después tendríamos que subir allí, aunque fuera por la cara sur que era la única que no podíamos ver, nos parecía algo descabellado.

Tajo del Fraile (1.229 m.), máxima cota de la Sierra de Sabar

Durante la bajada abandonamos momentáneamente la roca caliza para adentrarnos en un terreno blando de tierra oscura y pegajosa que se adhería a las suelas de nuestras botas como si fuera pegamento.


Una vez abajo teníamos que rodear la magnífica peña para buscar la subida por la otra cara. Otra opción si se quería alargar aún más la ruta era desviarse hacia el este y subir al tercer tajo de esta sierra, el Tajo de Doña Ana de 1.202 m. Nosotros nos saltamos esta variante.

Impresionante perspectiva

Tras buscar la cara sur se hacía imprescindible el uso del GPS para encontrar el único paso que daba inicio a la subida.

Comienza la subida. Flechas pintadas sobre la roca indicaban el inicio del trayecto.

Dejamos los bastones en la base ya que no los íbamos a necesitar (craso error ya que a la bajada sí que los echamos de menos) y comenzamos la subida. A partir de ahí las indicaciones eran escasas y la trepada se convertía en libre teniendo que buscar cada uno los pasos más adecuados para no complicarse demasiado la vida.

Esto era lo que teníamos por delante

Las cabras tenían su fortín en esta atalaya y nos miraban como intrusos que nos atrevíamos a penetrar en su reino vertical.


Hasta la cima todo era trepar por grandes escalones de piedra, unos más complicados que otros, pero tampoco había que salvar pasos demasiado complicados como para pensar en desistir.

Impresionaba la verticalidad de algunos tramos

Arriba corría un viento gélido que quedaba ampliamente compensado por las fabulosas vistas que obtuvimos desde la alargada cima donde un pequeño y solitario buzón marcaba la máxima cota.

Tajo Gomer (1.129 m.)

Vistas al majestuoso Chamizo, cima más alta de todo el Arco Calizo Central con 1.637 m.

La bajada la realizamos por el mismo sitio por donde subimos, acordándonos en todo momento de los bastones que habíamos dejado abajo y que nos hubieran venido muy bien para evitar resbalones, tomando las máximas precauciones posibles ya que una caída podía resultar fatal.
Una vez descendida la peña aún nos quedaba un tramo de carril de unos 5 kms. que se hicieron bastante largos por el esfuerzo acumulado.


Una última mirada atrás a la fastuosa Sierra de los tajos del Sabar, una de las más espectaculares que nos hemos encontrada en nuestras aventuras montañeras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada