domingo, 10 de agosto de 2014

● Sierra del Valle de Abdalajís - Subida al Pico de la Capilla

Caprichosas formaciones que la erosión ha ido modelando en la roca caliza

25 de Mayo de 2014
Ruta muy sorprendente con muchas zonas de paisaje kárstico, similares a las formaciones más conocidas de la vecina Sierra del Torcál de Antequera, a la que hay que añadir unos senderos por la base de unos espectaculares tajos que, junto a la subida final, completan una ruta mágica y muy fotográfica para disfrutar del paisaje en toda su plenitud.

Panorámica 3D de la ruta

Dificultad Técnica: Baja, sin pasos complicados ni trepadas.
Dificultad Física: Media, sin grandes exigencias a nivel físico.
Tiempo Total: 5 h. 58 min. Distancia Total: 11,53 kms. Ruta circular.
Desnivel mín.: 349 m. Desnivel máx.: 1.189 m. Desnivel acum.: 898 m.
Participantes: Juan López y Rafael Blasco.
Cimas: Pico Capilla (1.186 m.).
Ubicación: En pleno corazón de la provincia de Málaga, tanto el pueblo como la Sierra del Valle de Abdalajís se encuentran situados entre las Comarcas de Antequera y del Guadalhorce. La sierra, perteneciente al Arco Calizo Central, es la gran olvidada debido a que también se encuentra ubicada entre dos privilegiados entornos naturales como son el Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes y el Paraje Natural del Torcal de Antequera, mucho más conocidos y visitados. No obstante, en los últimos años la Sierra de Abdalajís ha ido encontrando su sitio y su reconocimiento gracias a la idoneidad de su enclave como paraíso para escaladores y parapentistas.
Paisajes: Lo más característico de esta sierra son las curiosas formaciones de la roca caliza, algunas con formas caprichosas y en precario equilibrio. Ausencia total de árboles y predominio de vegetación mediterránea típica de la zona con predominio de bajo matorral. La zona de los tajos es fascinante y bien merece la pena internarse por sus senderos. Con suerte podremos apreciar el vuelo de buitres leonados.
Accesos: Desde Málaga hasta el Valle de Abdalajís se tarda exactamente 1 hora en llegar. Cogemos la A-357 dirección Cártama-Parque Tecnológico y luego nos desviaremos a la derecha por la A-343 dirección Pizarra. Esta carretera nos llevará directamente hasta nuestro destino tras dejar atrás Pizarra y Álora. Una vez en el pueblo, seguiremos sin desviarnos de la principal y aparcaremos a la salida del mismo junto a la carretera.
GPS: Ruta subida a Wikiloc. PINCHA AQUI PARA DESCARGARTE EL TRACK
Mapas: Mapa del IGN, MTN50 Histórico nº 1038 Ardales, año 2004, escala 1:50.000.

Perfil de la ruta

Salimos temprano y todo hacía presagiar que tendríamos un día bastante caluroso. La ruta empezaba en la misma carretera y pronto, antes de comenzar la subida, nos encontramos con uno de los múltiples manantiales que afloraban por las cercanías.

Manatial del Valle de Abdalajís

Las rocas calcáreas de esta sierra son muy porosas lo que le permiten ser extremadamente permeables y el agua de la lluvia queda acumulada en la capa freática para aflorar de nuevo por los numerosos manantiales.

Comenzamos la subida

Nada más empezar la subida la roca caliza se hacía presente desde el inicio y se nos abrían las primeras vistas de la vecina Sierra de Chimenea.

El Arroyo del Búho subía serpenteando hacia la Sierra de Chimenea. Al fondo el Camorro Alto de 1.378 m.

En seguida empezaron a surgir las primeras formaciones curiosas de la roca caliza, las conocidas como galletas, que dominaban el terreno intercaladas con decenas de  palmitos (un tipo de palmera baja muy común en la zona).

Solo caliza y palmito

Algunas zonas presentaban bloques de caliza colosales, semejantes a islotes, y en ocasiones incluso sonaban huecos al ser golpeados por las puntas de nuestros bastones dándonos la sensación de caminar sobre un puzzle de piedras en precario equilibrio. A veces también oíamos el discurrir del agua bajo nuestros pies.

En ocasiones saltábamos de isla en isla o nos veíamos obligados a volver sobre nuestros pasos para poder seguir avanzando

Esta roca tenía la forma de la cabeza de Juan

Una vez subimos esta primera zona, conocida como La Muela, pudimos observar el techo de la sierra y nuestro objetivo del día, el Pico Capilla de 1.186 m. de altura, pero antes aún teníamos por delante paisajes todavía más sobrecogedores.

Al fondo el Pico Capilla y a la izquierda una cabra montesa entre palmitos

Antes de llegar a la base de la montaña tuvimos que atravesar una zona de tajos. Como todo en esa mágica sierra, nos dejó fascinados.



Merecía la pena hacer la aproximación por el sendero junto a los tajos, en vez de hacerlo por el valle como encontramos en los tracks de otras rutas.

La acción erosiva resultaba más que evidente


Antes de iniciar la subida al pico hicimos un pequeño descanso junto a las últimas sombras que nos proporcionaba la pared.

Bonita perspectiva de la sierra

A partir de ahí la vegetación variaba considerablemente, desapareciendo los palmitos y dando paso al matorral bajo formado en su mayoría por aulagas y romero.


La subida final no tenía mucha complicación salvo por los pinchos de las aulagas que te hacían dar rodeos tratando de buscar la roca.

 Se puede apreciar la frondosidad del terreno. Al fondo la Sierra de Huma (La Huma 1.191 m.).

Una vez alcanzada la roca, el sendero se perdía y había que ir improvisando la subida por donde mejor nos parecía.

Pico Capilla (1.186 m.)

Vistas hacia el noroeste, con Sierra Llana y detrás el Embalse del Guadalhorce, y toda la extensión del Valle de Abdalajís y los Llanos de Antequera

La bajada la realizamos por el mismo sitio hasta un cruce de senderos que indicaba al norte la subida al pico y al oeste el enlace con el sendero PR- A87 (Ruta del Torcal del Charcón) y el Cortijo La Rejonada.


Y llegamos a la zona del Torcalillo, lo mejor de toda la ruta con diferencia, donde el paisaje nada tenía que envidiar al de su hermano mayor, el Torcal de Antequera.

Fantástica esta segunda zona de Torcal

Con el Capilla al fondo

Esta zona era para ponerse a tirar fotos y no parar en todo el día con tantas formaciones curiosas por todos lados donde disfrutamos mucho.

 Con el paso del tiempo la mayor parte de las formaciones acabarán como esta

Una oquedad perfectamente circular de medio metro de ancho y más de tres de profundidad permitía instantáneas como esa

Ya de vuelta nos encontramos con las ruinas de un antiguo cortijo y un elaborado abrevadero de seis pilas tallado en la misma roca que nos daba una idea de lo frecuentado que debía de estar esta sierra en el pasado.

Abrevadero de 6 pilas

Y para rematar la faena, como no podía ser menos, pasamos por la zona conocida como El Charcón, otro tajo espectacular que no podíamos pasar por alto.

El Charcón era una impresionante garganta que hacía de aliviadero en épocas de copiosas precipitaciones

El Charcón visto desde arriba y el pueblo abajo

Esta sierra no solo nos resultó cautivadora sino que tenía una presencia algo mágica, como envuelta en un continuo halo misterioso y enigmático. No obstante, tanto a Juan como a mí, los GPS se nos volvieron locos haciendo rayas sin sentido por donde no habíamos pasado (algo que nunca nos había ocurrido antes). Son conocidos en la región, los sucesos que acaecieron a mediados de los 70 donde, supuestamente, se avistaron en la sierra y en el pueblo extrañas esferas brillantes e incluso se fotografió un OVNI, y todo ello fue noticia de portada en el malagueño Diario Sur y también en otros diarios a nivel nacional.


Una ruta con encanto de la que guardaremos muy buenos recuerdos. 
¡¡¡ HASTA LA PRÓXIMA !!!










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada