lunes, 21 de marzo de 2011

● Sierra Almijara - Subida al Lucero (Raspón de los Moriscos)

Cima del Lucero (1.779 m.) con Sierra Nevada al fondo

20 de Marzo de 2.011
Ya teníamos ganas de una de las ascensiones más bonitas que se pueden realizar en la provincia de Málaga, no solo por la espectacularidad del pico con su forma piramidal sino también por lo impresionante de la parte final del sendero zigzageando por un desfiladero colgante a vertiginosas paredes verticales.
La ruta, que se puede realizar por distintas vías, comienza en Puerto Blanquillo a 1.210 m. y no es muy larga por lo que decidimos, condicionados también por el mal estado de la pista de acceso, aparcar el coche poco después de iniciar los 11 kms. de pista y comenzar la ruta cerca de la Cueva del Melero por una senda que discurría paralela al arroyo de la Cueva del Melero a unos 800 m. de altura.
Ruta: Dificultad técnica media - Dificultad física alta (7 horas con descansos). Distancia 24 kms. Ruta lineal. Desnivel mín. 800 m. Desnivel max. 1.779 m. (Desnivel 979 m.).
Participantes: Rafael Blasco, Diego Gil y Pepe (Patrón).
Cimas: Lucero o Raspón de los Moriscos (1.779 m.).
Accesos: Por la A-7 en dirección Almería nos desviamos por la salida de Algarrobo. Debemos seguir las indicaciones hacia Cómpeta atravesando antes el pueblo de Sayalonga. Revasamos también Cómpeta y nos dirigimos dirección Canillas de Albaida desde donde comienza la ruta. Una vez en este pueblo subimos una cuesta dejando la Ermita de  Santa Ana a nuestra izquierda y, tras 1 km., encontramos un cruce, a la izq. para la Fábica de la Luz y a la dcha. hacia Puerto Blanquillo, y tomamos este último que tras 11 kms. nos llevará al inicio de nuestra ruta.

Cueva del Melero

Tras caminar unos cuantos kilómetros por la pista forestal nos encontramos con una bajada junto a la Cueva del Melero (usada para resguardar el ganado) que nos lleva al arroyo de la Cueva del Melero por donde discurre un bonito sendero que, tras atravesar unos cuantos cortijos y cultivos, nos conduce por una fuerte pendiente en  subida de nuevo a la pista, ya junto a Puerto Blanquillo (llamado así por el color blanco característico de la tierra y las piedras).

Pista forestal junto a Puerto Blanquillo. Foto by Juan Morente

A partir de aquí, al llegar a una pronunciada curva donde se dejan definitivamente los coches, nos desviamos por un sendero que nos introduce por un denso pinar de repoblación hacia nuestro siguiente objetivo que es el Puerto de Cómpeta a 1.400 m. junto al cual hay vistosas panorámicas de una antigua cantera de mármol en desuso.

Cantera de mármol blanco junto al Puerto de Cómpeta

Descendemos bajo la cantera poco menos de 1 km. hasta que nos encontramos a nuestra derecha un cartel de la Junta de Andalucía que nos indica el camino hacia el Raspón de los Moriscos. Un poco cansados como ya estamos y aquí es donde empieza el verdadero ascenso al pico del Lucero.

Cartel que indica el sendero de ascenso al Lucero

Cruzamos un riachuelo sobre un puente de madera e iniciamos el ascenso. Antes de llegar al último pico que corona la cima pasamos por otra cima previa que deja a nuestra izquierda el Cerro de la Mota (1.649 m.) y a la derecha el llamado Lucerillo.

Subiendo hacia el Cerro de la Mota

A la izquierda ya se vislumbra el pico final del Lucero

Para alcanzar la subida final hemos de flanquear un paso conocido como Coladero o Collado de los Mosquitos (peligroso en invierno si está helado) en la parte superior del barranco del río Higuerón que serpenteando por un desprotegido camino que a veces parece que cuelga en el aire nos guiará a la cima del Raspón de los Moriscos a 1.779 m. de altura.

Maravillosas vistas de los picos y barrancos de la Sierra Almijara

En la cima del pico, fuertemente azotado por los vientos, nos encontramos con los restos de lo que en su día fue un cuatel de la Guardia Civil. Construido en 1948 y testigo mudo de una época convulsa de la postguerra civil española servía para control de paso de los maquis por los cerros cercanos donde habían conformado el 6º Batallón de Guerrilleros. Podemos hacernos una idea de cómo subirían hasta aquí no solo el agua y los víveres para el destacamento sino también los ladrillos, cementos y tejas para la construcción del acuartelamiento.

Mirador excepcional junto a la cumbre
























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada