domingo, 7 de septiembre de 2014

● Sierra de Archidona - Subida al Conjuro y Cima de la Cueva de las Grajas

Cueva de las Grajas con detalle (círculo rojo) de un escalador

22 de Junio de 2.014
Típica ruta que la elegimos por no ser muy larga y tener poco desnivel, poco pretenciosa en cuanto a reto montañero y, más que nada, para no perder la forma e intentar no pasar demasiado calor. Sin embargo, resultó ser de lo más entretenida y sorpresiva, cargada de anécdotas y como colofón nos aventurarnos en una complicada subida final e inédita (al menos en cuanto a rutas en Wikiloc) a la cima de la Cueva de las Grajas, lo que convirtió, lo que en un principio debería de haber sido una ruta fácil, en una ruta bastante compleja.

Perfil 3D de la ruta

Dificultad técnica: Fácil hasta la subida a la cima de la Cueva de las Grajas. La subida a esta cima es bastante  difícil con un primer tramo de trepada-escalada muy complicado.
Dificultad física: Media, en un constante sube y baja pero sin mucha dificultad, salvo la subida final que es muy exigente.
Tiempo total: 5 h. 6 min. Distancia total: 10, 48 kms. Ruta circular.
Desnivel mín.: 685 m. Desnivel máx.: 1.022 m. Desnivel acum.: 769 m.
Participantes: Juan López y Rafael Blasco.
Cimas: Conjuro (1.014 m.), cima de la Cueva de las Grajas (966 m.) y otros 4 puntos altos.
Ubicación: la Sierra de Archidona, también llamada Sierra de Gracia por el Santuario de la Virgen de Gracia que se encuentra al sur sobre uno de sus cerros, es una pequeña sierra cuyas cimas rondan solo los 1000 m. de altura, con una curiosa forma ovalada que alberga una meseta en su interior, conocida coma la Hoya, dedicada al cultivo del olivar. Perteneciente al Arco Calizo Central, cobija en su ladera sur al bonito pueblo de Archidona, que se encuentra a escasos 25 minutos de Antequera y a solo 50 minutos de Málaga capital.
Paisajes: la ruta te permite observar por igual el trayecto que ya has recorrido como el que te queda por recorrer. Desde el Mirador del Santo Cristo obtienes las mejores perspectivas de Archidona y unas magníficas panorámicas de buena parte de las sierras del Arco Calizo Central, de izquierda a derecha tenemos la Sierra del Jobo (Chamizo 1.641 m.), Sierra de Camarolos (Cruz de Camarolos 1.444 m.), Sierra del Co (Peña Negra 1.353 m.), Sierra de las Cabras (Cabras 1.283 m.), El Torcal, Sierra de Chimenea (Camorro Alto 1.388 m.), Sierra de Huma, Peña de los Enamorados, Peñón de Algámitas y la Sierra de Humilladero.
Accesos: Saliendo desde Málaga cogemos la A-45 hacia el norte dirección Antequera. Nos desviamos a la derecha por la primera salida que pone Antequera y en seguida cogemos, también a la derecha, la A-354 hacia Archidona. Entroncamos con la A-92 que dejaremos cuando lleguemos a nuestro destino. Justo antes de entrar en el pueblo, cogeremos la N-342 dirección al campo de fútbol, dejando Archidona a nuestra izquierda. Pasado el campo de fútbol llegamos a un semáforo con una gasolinera a la derecha donde podremos aparcar en una paralela junto a la carretera principal. Justo a nuestra izquierda, al otro lado de la carretera e introduciéndose en el núcleo urbano, nos encontramos las primeras indicaciones hacia la Ermita de la Virgen de Gracia.
GPS: Ruta subida a Wikiloc. PINCHA AQUÍ PARA DESCARGARTE EL TRACK DE LA RUTA.
Mapas: Cartografía del IGN, MTN50 Histórico nº 1024, Archidona (año 2008), escala 1:50.000.

Perfil de la ruta

Espectacular vista aérea de la Sierra de Archidona. Abajo el cerro con el Santuario de la Virgen de Gracia, a la derecha sobre una pequeña altiplanicie el Conjuro, y a la izquierda la afilada crestería final que culmina en el cuchillo de la cima de la Cueva de las Grajas. (Foto: www.malaga.es)

Cruzamos dos o tres calles y en seguida nos encontramos con una carretera asfaltada, solo apta para caminantes, que en subida continua nos llevaría a la cima coronada por el Santuario de la Virgen de Gracia. 


Todo el ascenso, marcado por un Vía Cruis de sucesivas estaciones, se encuentra englobado dentro del Parque Periurbano de Gracia, un entorno privilegiado de 35 hectáreas con multitud de pinos carrascos donde poder cobijarse cuando aprieta el calor.

1ª Estación del Vía Crucis

Tras apenas 800 m. de subida llegamos al Mirador del Santo Cristo que bien merece una parada para contemplar el pueblo a vista de pájaro.

 Mirador del Santo Cristo

Archidona, localidad declarada Conjunto Histórico Artístico 

Junto al Mirador del Santo Cristo, tan solo una centena de metros más arriba, nos encontramos con otra parada, la Ermita del Santo Cristo. Y aún nos quedaba arriba del todo el santuario, entre una visita y otra parecía que íbamos de turismo en vez de montañismo.

La plácida ermita data del S. XVIII (aunque fue remodelada en 1997) y en su interior se encuentra la imagen del Santo Cristo, talla anónima del mismo siglo. Este enclave resulta de parada obligatoria en la Romería al Santuario cada 15 de agosto

Seguimos subiendo, sin prisa pero sin pausa, y nos encontramos con un camino que nos conducía hasta la primera de las llamadas "Puertas de la Ciudad". Una antiguo pórtico de piedra que permitía el acceso al recinto fortificado medieval del cerro protegido por gruesas murallas.

 Atajo que conducía a la 1ª Puerta de la Ciudad

Caminando junto a la muralla que protegía a la Archidona nazarí conquistada en 1467. Al fondo ya observamos el Cojuro

Y por fín llegamos al Santuario de la Virgen de Gracia, patrona de la ciudad desde el s. XVII. Un entorno muy tranquilo y cuidado que acostumbra a recibir multitud de visitantes y peregrinos.

Conjunto Castillo-Mezquita/Ermita de la Virgen de Gracia (s. IX- s. XVIII), monumento protegido como Bien de Interés Cultural

De visita obligada, soltamos las mochilas y las gorras por unos minutos y presentamos nuestros respetos a la patrona mientras apreciábamos la curiosa fusión de estilos arquitectónicos tan opuestos como el árabe y el cristiano.




Y por fin, dejamos a un lado el paseo turístico, atravesamos la 2ª Puerta de la Ciudad y nos metimos de lleno en la sierra rumbo a nuestro primer objetivo del día, el Conjuro.

Tras cruzar la 2ª Puerta de la ciudad nos fuimos directos al Pico Conjuro

Fuimos ganando altura con rapidez y en seguida adoptamos una perspectiva clara de toda la sierra.

 Ya íbamos dejando atrás el Santuario. Se puede apreciar la carretera de subida, la antigua muralla rodeando el Santuario, y a la derecha el pequeño camino de entrada y salida de la ciudad por la segunda de las puertas.

En poco tiempo alcanzamos la cima del Conjuro. Nos sorprendió la extensa altiplanicie que nos encontramos en lo alto, que se puede apreciar muy bien en la foto aérea de más arriba.

Conjuro (1.014 m.)

Desde allí arriba teníamos una espectacular panorámica de toda la crestería que teníamos por delante con todos los puntos altos y collados por donde teníamos que ir pasando.

Cara sureste (la que daba al interior de La Hoya) de la cima de la Cueva de las Grajas, la cueva en sí  se encontraba en la otra cara. Aunque vista desde donde estábamos parecía fácil su subida, sin embargo no podíamos apreciar desde allí el perfíl afilado que solo apreciamos más adelante 

Seguimos la ruta pasando por todos las elevaciones que nos fuimos encontrando. En total fueron 6 los puntos altos de la sierra por los que pasamos.

Otro de los puntos altos del recorrido

Entre la tercera y la cuarta cima tuvimos un pequeño y desagradable "incidente" del cual cabe tomar nota para el futuro ya que son detalles en los que uno apenas se fija y que si no llega a ser porque paramos a descansar debajo de un algarrobo, seguramente ni nos hubiéramos enterado. Sin darnos cuenta, debimos de meternos en algún nido de repulsivas garrapatas y cuando casualmente nos fijamos teníamos decenas de ellas subiéndonos por el el pantalón, la camiseta, la mochila... Afortunadamente ninguna había llegado a la cabeza pero atrapamos algunas bastante cerca. Nos las quitamos de encima como pudimos, parecíamos dos monos espulgándonos.
Salvada esa asquerosa anécdota, pero a tener en cuenta en futuras caminatas por terreno seco, nos dirigimos a la  espectacular crestería final.

La de la izquierda era la 5ª cima y la de la derecha la 4ª y máxima altura de toda la sierra (1.024 m.)

Todo ese tramo de crestería hasta el final era lo más complicado de la ruta, aunque sin ser demasiado difícil salvo la subida última a la cima de la Cueva de las Grajas.

Foto desde la 5ª cima donde al fondo ya podía apreciarse las dificultades que nos íbamos a encontrar si queríamos subir a la cima de la Cueva de las Grajas

Al llegar a la base del peñón de la Cueva de las Grajas nos quedamos sin palabras. Visto de cerca aquello parecía casi inexpugnable y había que sentarse tranquilamente y meditar la zona de ataque. Aún salvada la primera y muy arriesgada trepada luego habría que ir improvisando ya que la perspectiva de la afilada cresta se perdía en las alturas.
Nos despojamos de todo lo que nos pudiera molestar (mochila y bastones) y comenzamos la trepada por la cara norte hasta alcanzar la cresta con dificultad. Luego nos pasamos a la cara sur, la menos complicada de las dos, y fuimos buscando los recovecos más estrechos, en ocasiones pasos únicos, hasta llegar haciendo zigzag hasta la cima de la peña. 
Quien quiera seguir nuestros pasos le recomiendo seguir encarecidamente los puntos del track para evitar meterse en más complicaciones de las debidas. Ni que decir tengo que hay que asumir bastantes riesgos y echarle un par al asunto, aunque aquí me meto en el terreno puramente personal ya que cada uno sabe perfectamente, o debería saberlo, donde está su límite. No puedo aportar foto del tramo de subida ya que no había quien tirase la instantánea.

Cima de la Cueva de las Grajas (966 m.)

En la cima tuvimos que crear nuestro propio vértice, con cuatro piedras y un palo, ya que no encontramos referencias por ningún lado. Buscando en internet encontré otro blog similar al mío donde también se reseña esta subida: (Antonio-Bueno-todosmisviajes).


Al llegar arriba nos dio un subidón tremendo por el hito conseguido. Disfrutamos un rato del momento y la bajada la realizamos por el mismo sitio por donde subimos. 
Una vez en las faldas  lo festejamos con un más que merecido descanso que aprovechamos para reponer fuerzas. Ya solo nos quedaba bajar un poco para llegar de nuevo al pueblo, pero antes, y a modo de colofón de una jornada inolvidable, nos encontramos con la espectacular Cueva de las Grajas, un auténtico recreo para la vista no solo por la maravilla de la naturaleza sino por los escaladores que nos encontramos en su interior.





El calor apretaba ya de lo lindo cuando nos adentramos en el pueblo, que teníamos que atravesar, para regresar al coche. Una vez acabada la ruta nos hicimos un repaso mucho más exhaustivo en busca de más garrapatas ¡y seguían apareciendo las muy...! dentro de la mochila y en las hebillas de los cinturones y correillas. Al llegar a casa tuvimos que meter nosotros mismos la ropa y la mochila en la lavadora para evitar que nuestras mujeres nos lo incinerasen todo. En fin, gajes del oficio.

¡¡¡ HASTA LA PRÓXIMA !!!




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada