viernes, 19 de septiembre de 2014

● Sierra Nevada - Subida al Cerro del Caballo

Cerro del Caballo (3.011 m.)

5 de Julio de 2014
Todo un clásico de la sierra, la subida al tresmil más occidental de toda Sierra Nevada y de la península, además del más cercano al mar, aunque algo alejado de la cuerda principal pero no por ello menos espectacular, con estupendas panorámicas en todas direcciones, pasando por las ruinas del antiguo Refugio de Lanjarón y por el reacondicionado Refugio del Caballo con su vistosa laguna circular.

Perfil 3D de la ruta

Dificultad técnica: media, no existen pasos complicados ni arriesgados. En invierno con mucha nieve y hielo el asunto podría variar bastante y convertirse en dificultad alta.
Dificultad física: media, siendo la bajada muy exigente al no existir sendero en la mayor parte del descenso y haber bastantes piedras sueltas.
Tiempo total: 7 h.19 min. (con bastante tiempo de descanso). Se puede hacer fácilmente entre 5 h.30 min. y 6 h. Distancia total: 12,9 kms. Ruta circular.
Desnivel min.: 2.009 m. Desnivel máx.: 3.011 m. Desnivel acum.: 1.079 m.
Participantes: Juan López y Rafael Blasco.
Cimas: Cerro del Caballo (3.011 m.).
Ubicación: el Cerro del Caballo es el último, o primero según se mire, de la cuerda de los tresmiles de Sierra Nevada y el situado más al sur y, por lo tanto, el más cercano al Mar Mediterráneo. Hace de límite entre los términos municipales de Dúrcal, Lanjarón y Nigüelas en la provincia de Granada. Nosotros tomamos el camino que partía desde Nigüelas hasta el Cortijo del Posteruelo donde comenzaba la ruta.
Paisajes: una vez que alcanzamos la cuerda de la Loma del Caballo se nos abren las vistas hacia el oeste, en abruptos barrancos que caen hasta el Río Lanjaron, con la imponente Loma de Cáñar y las cimas de sus dos tresmiles, Cerrillo Redondo (3.056 m.) y el Pico del Tajo de los Machos (3.086 m.). Hacia el sur la Sierra de Lújar se interpone entre Sierra Nevada y el mar. Hacia el noreste observamos como  el Camino de la Dehesa discurre por la falda de la Loma de los Tres Mojones, otra variante de ruta directa al Cerro del Caballo que parte desde los Cortijos de Echevarría. Al norte siempre tenemos la referencia del Cerro del Caballo, salvo cuando alcanzamos su loma final donde ya se nos abre la perspectiva de la cuerda que sigue hacia el noreste pasando por el Tozal del Cartujo (3.152 m.) hasta llegar al Pico del Veleta (3.396 m.). Las vistas hacia la Laguna del Caballo son espectaculares.
Accesos: Desde Málaga tenemos que llegar hasta el pueblo de Nigüelas. Cogemos la Autovía del Mediterráneo (A-7) dirección Almería y, una vez pasado Motril, tomaremos la salida de Vélez de Venaudalla. Seguimos por la A-44, manteniendo siempre a nuestra izquierda el río y el Embalse de Béznar, hasta llegar a una rotonda donde nos incorporamos a la N-323 y luego a la derecha hasta llegar a nuestro objetivo. Una vez en Nigüelas debemos bajar hacia el río y cruzarlo por un pequeño puente. A partir de aquí hay que coger una pista de tierra, en buenas condiciones, durante algo más de 11,5 kms. hasta el Cortijo del Posteruelo (dejo TRACK de esta pista).
GPS: Rutas subidas a Wikiloc.
PINCHA AQUÍ PARA DESCARGARTE EL TRACK DE LA RUTA.
PINCHA AQUÍ PARA DESCARGARTE EL TRACK DE LA PISTA DE ACCESO DESDE NIGÜELAS AL CORTIJO DEL POSTERUELO.
Mapas: en la cartografía del IGN confluyen dos mapas del MTN50 Histórico:
- MTN50 nº 1042 (Lanjarón) año 2006, escala 1:50.000
- MTN50 nº 1027 (Güejar Sierra) año 2006, escala 1:50.000.


Ya metidos en pleno verano y con los rigores del intenso calor propio de estas fechas solemos desviar nuestra atención para centrarnos exclusivamente en la alta montaña de Sierra Nevada donde las temperaturas aún siguen siendo mucho más llevaderas.
Aparcamos el coche en un pequeño claro junto a la pista y retrocedimos unos metros para coger un desvío e iniciar la subida. El cruce no estaba señalizado y la vereda se perdía continuamente. Este primer tramo era complicado para caminar, con muchas zarzas y matorral espinoso, hasta que llegamos a la zona de la Umbría donde el terreno y la pendiente se suavizaban bastante.

Desde el inicio ya podíamos visualizar el aún distante Cerro del Caballo

 Si durante la subida mirábamos al noroeste podíamos observar otra de las variantes para subir al Cerro del Caballo, una vía más directa que parte de los Cortijos de Echevarría y alcanza la cima por la Loma de los Tres Mojones. Al fondo se intuía la antigua capital nazarí y asomaban tímidamente el frecuentado Cerro del Trevenque y los Alayos de Dílar.

Pasamos junto al Cerro del Huevo (2.397 m.), al que no subimos centrándonos solo en nuestro principal objetivo

Tras pasar la Umbría seguimos el ascenso por la Loma del Caballo buscando la cuerda que nos llevaría hasta la cima.

Subiendo por la Loma del caballo

Una vez cogida la cuerda el paisaje se volvió grandioso y apareció ante nosotros la mole de la Loma de Cáñar.

Loma de Cáñar con el Cerrillo Redondo en el centro y el Pico del Tajo de los Machos a su izquierda

La Sierra de Lújar, con su Embalse de Rules, se interponía entre Motril y Sierra Nevada

Caminando por la cuerda pasamos por todos los puntos altos que nos fuimos encontrando mientras disfrutábamos de lo lindo con las vistas que se nos abrían allá donde mirásemos.

Una de las muchas cabras que nos encontramos durante la ruta, demasiado humanizadas por la masiva afluencia de senderistas, ni si quiera hacían el amago de correr hasta que no las teníamos prácticamente encima

Juan posando con pinta de antiguo cenachero malagueño

Todo este tramo hasta entroncar con la senda principal lo hicimos en solitario y sin vereda definida.

Caminando por la cuerda con el Cerro del Caballo al fondo

Más cabras montesas

Finalmente enlazamos con la senda principal de subida al cerro donde aparecieron los primeros grupos de montañeros, tanto en subida como de vuelta, a los que íbamos saludando.  

Por encima del nevero puede verse la masificada senda principal

Y aunque la cima ya parecía cercana, aún había que rodearla completamente ya que la principal vía de subida era por la parte norte, junto al refugio y la laguna, pero antes teníamos que pasar por el antiguo e inacabado Refugio de Lanjarón.

El Refugio de Lánjarón, como otros construidos a final de la década de los años 20 del siglo pasado, quedó inacabado por los obreros que dedicaron sus esfuerzos a la primera reforestación de Sierra Nevada. 

Seguimos avanzando por la senda hasta plantarnos junto a la base oriental de la cima, la más abrupta de todas sus vertientes.

Contemplando la cima desde el Hoyo del Zorro

Lo siguiente que nos encontramos, antes de llegar al refugio, fue el llamado Lavadero de la Reina, una confluencia de riachuelos y pequeñas lagunas que hacía las veces de aliviadero de aguas del Río Lanjarón antes de su descenso desde las alturas.

Lavadero de la Reina y al fondo el Tajo de los Machos de 2.869 m. (no confundir con el Pico del Tajo de los Machos de 3.086 m. que se encuentra justo en la loma de enfrente)

Y por fin llegamos al Refugio del Caballo con su mágica Laguna, un lugar idílico donde pasar alguna noche inolvidable en un entorno incomparable.

Refugio del Caballo

Situado a unos 2.860 m. el Refugio del Caballo ha sido recientemente reacondicionado. Han arreglado la ventana, han puesto estanterías, se ha limpiado y se le ha dado una manita de pintura y espuma de poliuretano pero, lo más importante, ha sido la nueva puerta donada e instalada por Acción Sierra Nevada, una plataforma independiente para la mejora y conservación de la montaña.
Podéis ver un vídeo emitido por Canal Sur sobre las mejoras que realizaron:

La Laguna del Caballo vista desde dentro del refugio



Pero aún nos faltaban por subir los últimos 150 m. de desnivel hasta la cima, con fuerte pendiente y bastante complicados en caso de haber nieve y hielo.

La Laguna del Caballo con su aliviadero hacia el Lavadero de la Reina, el Refugio del Caballo y todo el Valle de Lanjarón

Magnífica instantánea casi llegando a la cima

La cima parecía una parada de autobús en hora punta y nos encontramos arriba con unos 20 montañeros que, al igual que nosotros, no habían tenido mejor idea para un sábado que subir hasta allí arriba. Por lo menos no nos iban a faltar manos para tirarnos unas cuantas fotos en el vértice.


Estupenda postal de la cuerda hasta el Veleta

Inmejorable lugar para refrescarnos y comernos el bocadillo disfrutando de las vistas y de la buena gente de la montaña.


Una bonita subida y otro tres mil más para el zurrón. La bajada que nosotros hicimos fue bastante dura por un terreno en su mayor parte lleno de rocas y piedras sueltas que nos hizo emplearnos a fondo. No desaconsejo volver por el mismo camino de subida, mucho menos accidentado.

¡¡¡ Nos vemos en el Mulhacén !!! 


  

  





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada