domingo, 8 de diciembre de 2013

● Sierra Tejeda - Subidas al Malascamas y Cerro Albucaz

En la cima del Malascamas (1.792 m.) con Sierra Nevada de fondo

30 de Noviembre de 2013
Teníamos muchas ganas de volver al Parque Natural de las Sierras de Alhama, Tejeda y Almijara, para mí de las mejores sierras de media montaña que podemos disfrutar en Andalucía. Como las principales cimas ya las habíamos conquistado tiempo atrás, pusimos nuestros ojos en una de esas cimas secundarias poco conocidas, escondida tras las sombras de la Maroma, aunque no por eso desprovista de menos interés montañero y paisajístico: el Cerro de Malascamas.


Dificultad: Moderada, sin pasos arriesgados. Tiempo Total: 6 h.29 min. Distancia Total: 13,19 km. Desnivel min.: 1.039 m. Desnivel máx.: 1.792 m. Desnivel Acum.: 951 m.
Participantes: los de siempre en las últimas rutas: Juan López y Rafael Blasco.
Cimas: Cerro Albucaz (1.726 m.) y Malascamas (1.792 m.).
Ubicación: la Sierra Tejeda conforma el área más occidental del Parque Natural de Alhama, Tejeda y Almijara, a caballo entre las provincias de Málaga y Granada. Tiene su cúspide en La Maroma (2.066 m.) que es a su vez techo provincial de la provincia de Málaga.
Paisajes: el gran aliciente de esta ruta lo conforman sin duda las fabulosas vistas. En ningún momento, sobre todo durante la subida, nos abandona el contundente perfil nororiental de la Maroma. Desde el Collado del Contadero hasta el Cerro Albucaz circulamos entre los límites provinciales de Granada y Málaga y se nos abre un marco incomparable a toda la bahía y casi la totalidad de Sierra Almijara con sus cimas más emblemáticas: Cisne, Lucero, Cielo, Almendrón, El Fuerte, Navachica etc...
Accesos: desde Málaga tomamos la autovía del Mediterráneo A-7 dirección Almería y cogemos la salida 272 Vélez Málaga-Torre del Mar. Nos incorporamos a la A-356 dirección Viñuela o Colmenar. A la altura del Embalse de la Viñuela nos desviamos por la A-402 dirección Alhama o Zafarraya. Una vez llegamos al pueblo de Ventas de Zafarraya seguimos por la A-402, pasamos Pilas de Algaida, y tenemos que estar atentos a un par de hoteles, uno a mano izquierda llamado Hotel San Marcos y otro que nos encontramos de frente llamado Hotel Restaurante Caños de la Alcacería. Junto a este último sale un carril de tierra (en buenas condiciones) que debemos coger y que es el mismo que se dirige a la ruta de la Maroma desde el Área Recreativa del Robledal. Llegado a un punto, el carril se bifurca en dos: el de la derecha va hacia La Maroma y el de la izquierda, el que debemos tomar, nos lleva al Cortijo del Cerezal Alto (en algunos mapas aparece como Cortijo del Robledal Bajo). Al llegar al Cortijo podemos aparcar en los alrededores o, si queremos, podemos seguir bajando un poco más (aquí el carril está mucho peor) hasta llegar a un arroyo junto al que podemos aparcar y donde comienza la ruta.
GPS: Ruta subida a Wikiloc. PULSA AQUÍ PARA DESCARGARTE EL TRACK.
Mapas: Mapa del IGN- MTN50 Histórico nº 1040, año 2008, Zafarraya, escala 1:50.000.


Salimos a las 8:00 h. desde Málaga y nos plantamos en el Cortijo del Cerezal Alto sobre las 9:20 h. Teníamos por delante otro día magnífico y despejado para que nada entorpeciera el paisaje que íbamos a disfrutar. Eso sí, habíamos aparcado junto al Arroyo del Cerezal y bajo un bosque de Chopos por lo que la temperatura en esos momentos no superaba los 0 º.
Bien pertrechados, la ruta comenzaba cruzando el arroyo, que estos días discurría poco caudaloso, para lo cual existía un  tronco sobre el cauce y un alambre al que poder agarrarse (por decirlo de alguna manera).

Tronco por donde había que cruzar el Arroyo del Cerezal

Nada más cruzar el arroyo la subida comenzaba ya sin descanso. Salimos del bosquecillo de chopos y pinos y empezamos a subir la loma para ir ganando altura paulatinamente. 

Primeras vistas del día

La alargada loma por la que íbamos ascendiendo cada vez nos encajonaba más entre dos barrancos: a la derecha el Barranco de Cueva de Parra, que sostenía las faldas de la Maroma, y a la izquierda el Barranco de las Piletas que hacía lo propio con las faldas del Malascamas.

Parte de Sierra Tejeda perteneciente al Parque Natural, con la Maroma

La vereda se perdía continuamente y volvíamos a encontrarla. Igualmente nos pasamos toda la ruta quitándonos y poniéndonos ropa (hasta en 3 ocasiones)  ya que pasábamos del frío al calor en cuestión de minutos.

Balcón a la sierra

En mitad de la subida, cortando el camino surgía un puntiagudo collado (1.537 m.) que debíamos bordear por la derecha.

  
Una vez bordeado el collado se obtenían las mejores panorámicas de la cara nordeste de la Maroma.

La Maroma


Acabada la loma (unos 5 kms.) alcanzamos el collado del Contadero, flanquedo a izquierda y derecha por el Cerro de Santiago (1.645 m.) y el Cerro Albucaz (1.726 m.). Recorrimos la cuerda hacia este último cerro con unas vistas inmejorables hacia la Sierra Almijara donde corría un implacable y gélido viento.

Collado del Contadero con la Sierra Almijara al fondo

Durante el trayecto hacia el Cerro Albucaz teníamos a nuestra izquierda la espectacular pared norte del Malascamas por donde teníamos que subir.

Pared norte del Malascamas


Antes de afrontar la subida final al Malascamas paramos en la redondeada loma del Cerro Albucaz y aprovechamos para comer algo mientras tratábamos de averiguar a vista de pájaro las principales cimas de Sierra Almijara y la Sierra de Játar.

Vistas desde el Cerro Albucaz

Los pinares de repoblación terminaban justo en el límite provincial

La subida fue algo complicada por la cantidad de piedra suelta que había a lo largo de la pared. Parecía que todo se pudiera desmoronar como un castillo de naipes por el estado tan caótico en el que se encontraba el terreno. Había que andar con mucho ojo.

Subiendo la complicada pared del Malascamas

Y una vez arriba ¡¡¡ la recompensa que íbamos buscando !!! espectaculares vistas en todas direcciones.

video
Video 360º desde la cima del Malascamas

Sierra Nevada

La bajada del Malascamas, sobre todo la primera parte, fue bastante tortuosa. Un sube y baja contínuo de piedras ruinosas y sin vereda alguna.


Llegamos abajo bastante cansados y enlazamos con un carril que nos llevaría hasta la Venta Palma. Esta se encontraba en un estado de total remodelación. Habían respetado los antiguos cimientos y estaban construyendo una enorme planta totalmente nueva. Cuando esté acabada, con toda seguridad, tendrá que ser un sitio de referencia. Tenía muy buena pinta como estaba quedando.


Disfrutamos mucho de esta ruta y ya pensábamos en la siguiente. ¡¡¡ Hasta la próxima !!!














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada